La tos
es un mecanismo fisiológico fundamental para el bienestar de las vías respiratorias pues
tiene la tarea de impedir que cuerpos extraños entren en las vías respiratorias inferiores
y defiende el aparato respiratorio de las sustancias irritantes.
Spento

A veces puede ser extremadamente molesta y fastidiosa para adultos y niños. En el niño la tos es cuatro veces más frecuente que en los adultos y las mujeres la padecen más que los hombres. Es un problema sanitario de gran relevancia porque en el adulto causa ausencias en el trabajo, consumo de medicamentos y frecuentes visitas al Médico. A los niños les molesta mucho impidiendo que duerman tranquilamente y a veces también que coman con apetito y frecuenten la guardería o el colegio. Tanto en el adulto como en el niño, dado su papel de “barrendero” de las vías respiratorias, las tos no desaparece nunca completamente sino que es limitada en su intensidad, para hacerla más soportable.
Durante las infecciones de las vías respiratorias superiores la tos puede ser muy intensa y molesta, y puede seguir durante mucho tiempo y curarse espontáneamente no pasadas las 3 semanas (tos aguda). Esto es porque los virus, las bacterias, u otras sustancias inhaladas inflaman la mucosa y reducen su capacidad de tolerar los estímulos irritativos. Son las mismas sustancias que se producen para defenderse de los virus (los llamados mediadores de la inflamación y las secreciones mucosas) las que estimulan exageradamente el reflejo de la tos. Además, la pérdida de filamentos viscosos de mucosidad de la nariz hacia la faringe “estimula” repetidamente la mucosa provocando una necesidad de toser continua e irritante. Cuando la tos dura más de 3 semanas pero menos de 8 se llama tos subaguda, si persiste más de 8 semanas se dice que es una tos crónica. Lo mismo que es peligroso calmar profundamente o hacer que desaparezca el reflejo fisiológico de la tos puede ser muy útil limitar su intensidad y hacerla menos frecuente y más tolerable, menos molesta y lo menos fastidiosa posible.

Spento

El tratamiento de la tos

Las personas de cualquier edad que sufren enfermedades respiratorias crónicas (por ej: asma, malformaciones del aparato respiratorio, bronconeumopatía crónica obstructiva, etc.) deben consultar siempre al Médico de cabecera cuando se manifieste la tos aguda.

Quien no sufre de problemas respiratorios crónicos debe valorar también con la ayuda del Farmacéutico si es necesario consultar al Médico de cabecera, antes de decidir qué tomar para atenuar una tos molesta. Los síntomas que indican la necesidad de consultar al Médico señal de alarma están indicados en la tabla.

A pesar de muchos años de investigación no se ha descubierto aún algún medicamento que sea al mismo tiempo eficaz para la tos pero que no cause efectos secundarios. La mayoría de los tratamientos de mostrador (automedicación) intentan suprimir la tos o fluidificar la mucosa y favorecer la expectoración intentando reducir la intensidad y la frecuencia en poco tiempo. Además los fármacos capaces de “suavizar” la mucosidad (mucolíticos) no pueden ser utilizados en niños menores de 2 años de edad. Para aliviar la molestia del niño con tos y acompañarlo en el proceso de curación pueden ser útiles las medidas indicadas en el Cuadro.

Tos: síntomas que indican la necesidad de consultar al Médico SEÑAL DE ALARMA. Si se manifiesta al menos una Señal de Alarma es necesario consultar al Médico.

EDAD Motivos para recurrir al Médico por tos aguda
ADULTO
  • Sufrir de enfermedad respiratoria crónica.
  • La tos dura al menos 3 semanas.
  • La tos es nocturna y continua.
  • La mucosidad expectorada no es de color claro.
  • La tos se acompaña de dolor al tórax durante la respiración.
  • La tos se acompaña de respiración jadeante y/o corta.
  • Hay sangre en la mucosidad emitida por la boca.
  • Sensación de debilidad, falta de apetito, pérdida de peso.
  • Si se utilizan medicamentos que pueden provocar tos o respiración jadeante (El término
  • correcto es IECA, beta-bloqueantes).
Niños
  • La tos persiste durante más de 10-15 días.
  • El niño tiene menos de seis meses de vida y tiene tos desde hace más de dos días pero
  • sin fiebre.
  • Durante el ataque de tos los labios del niño tienen un color azulado.
  • El niño respira rápidamente o con dificultad o tiene “pitos” cuando respira o tose.
  • La tos está acompañada de fiebre alta desde hace más de 2 días.
  • El niño dice que tiene un sensación de peso en el pecho o le duele cuando tose.
  • La mucosidad que expectora es muy densa de color amarillo oscuro o verdoso.
  • El niño es muy diferente de lo normal, juega poco, no come o parece cansado.
  • El niño no consigue descansar en posición extendida.
  • En caso de un ataque de tos imprevista en el que parece que el niño se ahoga (sospechando que haya inhalado algo).

 

Spento

Medidas prácticas en caso de tos

  • Darle de beber mucha agua para que la mucosidad sea más fluida y facilitar de esta forma su eliminación.
  • Darle a menudo también líquidos templados para descongestionar las vías respiratorias y para fluidificar la mucosidad.
  • Limpiar cuidadosamente la nariz, alguna vez al día, con solución fisiológica (al menos un ml por fosa nasal).
  • No subir demasiado la temperatura en el interior de la casa. La ideal es alrededor de los 18-20 grados.
  • Humidificar los ambientes.
  • Evitar que el niño frecuente ambientes donde se fuma. No vestirlo muy abrigado.
  • Por la noche vestirlo con un pijama ligero, sin exagerar con mantas y plumones.
Spento

Las plantas y las sustancias naturales para tratar la tos

Intervencion local

Como ya se ha dicho anteriormente, en muchos años de investigación no se ha conseguido encontrar un medicamento realmente eficaz para tratar la tos. Posiblemente porque siempre se ha buscado un producto que calmase el síntoma, mientras que es más útil buscar cómo limitar los daños causados por la infección de las vías aéreas superiores en la mucosa. Algunas sustancias naturales extraídas oportunamente de las plantas y combinadas con la miel, pueden ser muy eficaces en este sentido.

Como ya se ha dicho anteriormente, en muchos años de investigación no se ha conseguido encontrar un medicamento realmente eficaz para tratar la tos. Posiblemente porque siempre se ha buscado un producto que calmase el síntoma, mientras que es más útil buscar cómo limitar los daños causados por la infección de las vías aéreas superiores en la mucosa. Algunas sustancias naturales extraídas oportunamente de las plantas y combinadas con la miel, pueden ser muy eficaces en este sentido. De hecho, garantizan una eficaz protección de la mucosa y consiguen reducir el daño debido a virus, bacterias, a las sustancias inflamatorias y al continuo estímulo irritativo provocado por los filamentos de la mucosidad que gotean de la nariz en la garganta. El llamado “efecto barrera” en este caso se puede obtener con las resinas de la Grindelia y los polisacáridos del Llantén que, además de proteger la mucosa del contacto con los estímulos externos (microorganismos, sustancias irritantes, polvo, polen, etc.) y de la acción irritante de las sustancias que esta misma ha producido para defenderse (mucosidad y mediadores de la inflamación) la hidratan y alivian la irritación. La miel es rica en azúcares que hacen que aumente la salivación lo que determina un efecto lenitivo sobre la mucosa y enriquece la mucosidad de agua; la miel contiene también flavonoides que tienen una acción antioxidante. También las saponinas de la Grindelia actúan en la mucosidad haciéndola más fluida. Saponinas y azúcares de la miel facilitan la expectoración de la mucosidad. Los flavonoides del Helicriso, una clase de sustancias de acción antioxidante, consiguen reducir, de forma indirecta, el daño de la mucosa causado por la inflamación. Las acciones combinadas de las resinas y de las saponinas de la Grindelia, de los polisacáridos del Llantén, de los flavonoides del Helicriso y de la miel, curan la tos porque gracias al efecto barrera impiden el contacto de la mucosa con los estímulos irritantes y al mismo tiempo hidratan la mucosa y hacen que la mucosidad sea más fluida y se pueda expectorar. Un producto con una equivalente combinación de sustancias naturales, pero sin efectos secundarios, puede ser suministrado, tomado repetidamente durante el día tanto por los adultos como por los niños para aliviar la tos irritante y catarral de cualquier naturaleza. No hay problemas para asumirlo incluso combinado con otros medicamentos prescritos por el Médico.

Spento